Skip directly to content

El Jesucristo libertario

on Tue, 2014-05-20 22:43
Autor: 
Imagen: 

Se ha vuelto común la referencia a Jesús de Nazareth como el primer socialista de la historia. Al parecer, su look algo hippie, la preocupación por los más necesitados y su rebeldía contra los poderosos fariseos de su tiempo, han bastado para que se trate de vincularlo con el socialismo.

Especialmente en América Latina, estas acomodaticias interpretaciones, lamentablemente se transmiten en las escuelas públicas, en las iglesias invadidas por seguidores de la “teología de la liberación”y otras variantes de sacerdotes filo-marxistas, llegando inclusive a influir en los más recientes pronunciamientos papales.

Lejos han quedado los textos de Marx -que tan pocos socialistas han leído- en los que se condenaba a la religión como “el opio de los pueblos”o como un instrumento de dominación dentro de la “lucha de clases”propugnada por el mencionado autor.

A través de los siglos, la Biblia ha sido invocada para justificar todo tipo de causas y circunstancias, como ser la esclavitud, la inquisición, el racismo, sostener que la tierra era plana, entre otras, y finalmente, se la utiliza hoy para vilipendiar al liberalismo económico, e incluso para promover el comunismo. Sin embargo, una lectura objetiva de la Biblia sin afanes populistas nos mostraráuna cara poco conocida del cristianismo: su profunda conexión con los principios libertarios.

La Biblia y  el libertarismo: el derecho de propiedad, los gobiernos y los impuestos

El pilar fundamental del edificio lógico libertario es el reconocimiento del derecho a la propiedad privada, desde la propiedad sobre cuerpo y mente, hasta la propiedad sobre la tierra y todo tipo de objetos. Bien puede decirse que sin propiedad, no hay liberalismo alguno.

El Principio de Auto-propiedad, que no es otra cosa que la afirmación de la soberanía individual, del hombre como dueño de símismo, es el origen de los derechos naturales: vida, integridad física, libertad y propiedad.

En general, no existe controversia acerca de que vida e integridad física son derechos naturales. Incluso el positivismo crítico moderno y algunos filósofos del constructivismo han llegado a aceptar que lo son. Sin embargo, es común la objeción hacia los derechos de propiedad.

A pesar de ésta, como afirmóRothbard el hombre no es un fantasma flotante;ya que inclusive en el Jardín del Edén, existen bienes escasos -el cuerpo físico de la persona, Adán y Eva, asícomo el lugar que éstos ocupan- siendo imposible que ocupen el mismo lugar el uno y el otro sin que exista un conflicto de espacio [1]. Fuera del Edén, en el mundo de la escasez, la asignación de derechos de propiedad es la mejor forma de evitar la conflictividad social. ¿Quién sería el dueño del cuerpo de Adán sino Adán? Así, la propiedad y su reconocimiento van de la mano con la existencia misma del ser.

Además del dilema de la escasez, del derecho de auto propiedad deriva necesariamente el derecho de propiedad del hombre sobre su propio trabajo, pues a breves rasgos, el hombre que es dueño de símismo, es dueño de lo que hace con su tiempo y esfuerzo, pues lo contrario implicaría esclavitud, dejandode ser “sujeto”para ser “objeto”. Parafraseando a Nozick, es claro que las horas trabajadas sin rédito ni paga alguna para el servicio de un tercero, son horas de esclavitud.

Sin embargo, socialdemócratas y socialistas niegan su validez y existencia, y abogan por su abolición, recurriendo a argumentos de todo tipo, incluidos los religiosos que son objeto de este análisis, repitiendo descontextualizados pasajes bíblicos a fin de afirmar que Jesucristo repudiaba la riqueza y la propiedad privada, acomodando citas a su interés.

¿Y quédice la biblia?

Si bien la Biblia no es un tratado de economía, al versar sobre relaciones humanas toca también las relaciones económicas. Contrario a lo que afirman los teólogos filo marxistas, existe en ella una defensa sumamente clara de la propiedad privada.

Comenzando por el Génesis 1:28-30, donde encontramos un reconocimiento de la propiedad humana sobre la creación por designio divino, al entregar al hombre el poder de “señorear la tierra”  asícomo “todo lo que se mueve”, dando a los primeros humanos la libertad para administrarlos e intercambiarlos, lo que de plano destierra cualquier afirmación contraria a la existencia de la propiedad.

La defensa bíblica de la propiedad va aún más allácuando se aborda la historia del “Pueblo de Dios”. En comparación con otros pueblos de su época, Israel fue escenario de una verdaderarevolución libertaria. La propiedad en la Biblia, es atribuida al hombre y sus familias, no al Estado, no a los monarcas, como ocurría en otros pueblos contemporáneos, donde los hombres eran propiedad de sus reyes al igual que la tierra en la que habitaban, esclavos, como los mismos israelíes lo fueran en Egipto.

Esto queda expuesto en Números 33:54 donde se dice a los Israelíes:  Y heredaréis la tierra por sorteo por vuestras familias; a los muchos daréis mucho por herencia, y a los pocos daréis menos por herencia; donde le cayere la suerte, allíla tendrácada uno; por las tribus de vuestros padres heredaréis”, lo que se repite en Números 26:55-56.

Sin embargo, es el séptimo mandamiento de la ley Mosaica el más claro reconocimiento de la propiedad privada como un derecho fundamental: al decir No Robarás, se establece una obligación de respeto a la propiedad ajena, que implica su reconocimiento como un derecho.

Inclusive, cuando el pueblo israelípedía un gobierno de reyes, Jehoválos advierte a través de Samuel acerca del proceder que tendría dicho rey, diciendo en Samuel 8:11:

Y dijo: Éste seráel proceder del rey que reine sobre vosotros: Tomaráa vuestros hijos y los pondráen sus carros y entre su gente de a caballo, para que corran delante de su carro; y nombrarápara sícapitanes de millares, y capitanes de cincuentenas; los pondráasimismo a que aren sus campos y sieguen sus mieses, y a que hagan sus armas de guerra y los pertrechos de sus carros. Y tomarátambién a vuestras hijas para que sean perfumadoras, cocineras y amasadoras. Y asimismo tomarálo mejor de vuestras tierras, de vuestras viñas y de vuestros olivares, y los daráa sus siervos. Él diezmarávuestro grano y vuestras viñas, para dar a sus oficiales y a sus siervos. Y tomarávuestros siervos, y vuestras siervas, y vuestros mejores jóvenes y vuestros asnos, y con ellos harásus obras. Diezmarátambién vuestros rebaños, y seréis sus siervos. Y aclamaréis aquel día a causa de vuestro rey que os habréis elegido, pero Jehováno os oiráen aquel día.

Como se aprecia de la lectura de este pasaje, el obrar de los “Gobiernos de Reyes”de ese entonces, es similar al de los grandes Estados modernos, por lo que el mensaje bíblico de advertencia continúa hoy por hoy plenamente vigente.

Los gobiernos de reyes modernos, ampliamente burocráticos, que se llenan de ministerios y departamentos, con grandes comitivas que van a su delante so pretexto de seguridad del Estado, que envían a inocentes a guerras sin sentido, y que toman gran parte del trabajo de sus pueblos a través de impuestos y tasas exorbitantes, improductivos e ineficientes por su propia naturaleza, no han variado en nada desde aquellos reyes del Antiguo Testamento.

Otros ejemplos referentes a la propiedad, la virtud del ahorro, la inversión y la producción, son la parábola de los talentos y la historia de Nabot, la primera encontrada en Mateo 25,14-30, donde se premia a quien negociando con los 5 talentos que le había entregado su señor ganó5 más, diciéndole: Has sido fiel en lo poco, al frente de lo mucho te pondré”, a la vez que castiga al avaricioso que guardólos suyos bajo tierra, tratándole de Siervo malo y perezoso.  La segunda, del primer libro de Reyes, 21: 1-16, en la que Nabot se opone a la expropiación de su viña por parte del Rey de Samaria, Ajab, resistiéndose a cederle la heredad de sus padres.

Pero, existen otros pasajes en los que se condena al propietario y al rico

A pesar de la constante defensa de la propiedad existente en la Biblia, es frecuente que los defensores de la falacia del Cristo Socialista recurran a otras escenas que se acomodan mejor a sus intereses. Sin embargo, inclusive éstas, analizadas a profundidad, dejan sin piso su posición.

Las más citadas son la conversación de Jesús con el joven rico al que ordena vender sus pertenencias, la frase más fácil entraráun camello por el ojo de una aguja, que un rico al Reino de los Cielos, y la comunidad de los primeros apóstoles en la que “vendían sus pertenencias y dividían sus frutos para todos”. En base a éstas, falazmente se busca hacer del Nuevo Testamento la semilla germinal del Manifiesto Comunista, lo cual es contrario a la lógica y a la realidad.

Uno de los pasajes bíblicos másmanipulados es el del Evangelio de Marcos 10:23-27 del cual se cita solamente el versículo 25, interesadamente, en donde dice:

Entonces Jesús, mirando alrededor, dice ásus discípulos: ¡Cuándifícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Y los discípulos se espantaron de sus palabras; mas Jesús respondiendo, les volvióádecir: ¡Hijos, cuán difícil es entrar en el reino de Dios, los que confían en las riquezas!  Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que para el rico entrar en el reino de Dios. Y ellos se espantaban más, diciendo dentro de sí: ¿Y quién podrásalvarse? Entonces Jesús mirándolos, dice: Para los hombres es imposible; mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.

Como se puede apreciar, la Biblia condena el culto al materialismo, más no la riqueza en sí. Es el excesivo culto al dinero el que dificulta al rico el acceso al reino de los cielos, pero recalca que no es imposible. Lo cual cobra mayor sentido aún si se considera que la expresión “camello”en la Escritura probablemente provenga de una mala traducción del griego “kámelos”, que se refiere a un cabo grueso que se utilizabapara amarrar barcos, mas no al animal. Lo mismo puede decirse de la expresión No se puede servir a Dios y al dinero, se advierte al hombre que la priorización del amor por el dinero encima del amor a dios, a símismo y los demás puede ser perniciosa.

Esta interpretación va de acuerdo con lo manifestado en Corintios 1, 10:23 donde dice Todo es permisible, mas no todo es beneficioso, concordando con lo que se afirma acerca de la naturaleza humana en Jeremías 17:9-10, al decir: Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?. Yo, el Señor, sondeo el corazón y examino los pensamientos, para darle a cada uno según sus acciones y según el fruto de sus obras.”  Afirmación que es muy similar al principio de autonomía y no agresión defendido por los libertarios, expuesto también en Mateo 7: 12 al decir Asíque, todas las cosas que quisierais que los hombres hiciesen con vosotros, asítambién haced vosotros con ellos; porque esta es la ley de los profetas.

De forma similar, la comunidad de los primeros apóstoles, en la que vendían sus pertenencias y compartían sus frutos, no es contraria a la propiedad privada, al tratarse de propiedad privada comunal, mas no estatal (sin coerción), pues si ingresaban voluntariamente a dicha comunidad y decidían vender sus propiedades y repartir sus réditos, funcionarían como una asociación privada cualquiera, como sostuvoMargareth McKean en “People and Forests”o Elinor Orstrom en “Governing the Commons.

Además, debe observarse que aún en dichas primeras comunidades, se da a cada quién según su esfuerzo, pues dice expresamente en la Segunda Carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses, 3:7-12, “El que no quiera trabajar, que no coma

Conforme a esta interpretación, existe armonía al decir que no es el capitalismo lo que hace a la gente codiciosa, pues la moralidad de cada uno de los individuos que componen una sociedad no depende de su sistema económico. El capitalismo no tiene por objeto cambiar a la gente mala, pero sípermite a la gente buena suficiente protección frente a ella, a través de los derechos de propiedad. De igual forma, un gobierno limitado no tiene por objeto moralizar a su población, sino impedir que el poder sea ejercido despótica y abusivamente en contra de ella.

Decir que en un sistema capitalista la gente es egoísta y codiciosa, no es una crítica solamente al capitalismo, sino a buena parte de la naturaleza humana, por la cual precisamente son los grandes gobiernos, centralizados y planificadores, los que tienden a derivar en tiranías despóticas.

De acuerdo con las citadas referencias, queda demostrado que no existe contradicción entre el cristianismo y el libertarismo en cuanto a reconocimiento de la importancia de los derechos de propiedad para la solución del problema social. De hecho, en Proverbios 13:22 se dice que El hombre bueno deja herencia a los hijos de sus hijos, pero la riqueza del pecador estáreservada para el justo,  lo cual muestra que existen formas incorrectas y correctas de obtener riquezas, siendo estas últimas el trabajo y la tradición voluntaria para obtener lo que necesitamos asícomo la donación y la herencia para dar gratuitamente a otros que se encuentren en necesidad; concordando con las formas de adquisición de la propiedad expuestas por Locke y por Oppenheimer.

Inclusive, una más afilada interpretación de otros textos bíblicos daría soporte a proposiciones liberales como el “Flat Tax”o la moneda con respaldo fuerte tipo patrón oro. Asípor ejemplo, la fijación de un tributo único del 10%, sugerida por los economistas liberales para los Estados modernos, tendría sus raíces en el diezmo, único tributo del cual se habla en la Biblia en Números y en Deuteronomio, de aplicación universal para todos; o respecto de la emisión de moneda sin respaldo, cuando dice “Quita la escoria de la plata”(Proverbios 25: 4a), o al decir “Tu plata se ha hecho como escoria, Tu vino se ha mezclado con agua.”(Isaías 1: 22)

Todo esto, fue en gran parte entendido por el Papa Juan Pablo II, recientemente canonizado, quien fue defensor de la propiedad privada y de un gobierno limitado, como se observa en su encíclica Sollicitudo rei Socialis de 1987 en donde proclamóel derecho fundamental de la persona a la iniciativa económicay la calificócomo el segundo más importante después de la libertad religiosa”.

De similar forma, en su encíclicaCentesimus Annus de 1991, Juan Pablo II promovióaún más firmemente la libertad económica, diciendo: “¿Se puede decir quizá, que después del fracaso del comunismo, el sistema vencedor sea el capitalismo, y que hacia él estén dirigidos los esfuerzos de los países que traten de reconstruir su economía y su sociedad? ¿Es quizáéste el modelo que es necesario proponer a los países del Tercer Mundo, que buscan la vía del progreso económico y civil?afirmando que lo es, entendiendo por el mismo un sistema económico en el cual se reconoce la creatividad humana y de la propiedad privada en los medios de producción, con lo cual el Papa polaco, quien viviólas penurias del comunismo, contribuyóen gran medida para la caída del nefasto régimen comunista soviético marcado por la caída del Muro de Berlín en 1989.

En esta misma encíclica, el Papa polaco reflexionósobre los límites morales del capitalismo, en los cuales coincidiócon algunos liberales clásicos diciendo que ciertos bienes no pueden ser comprados ni vendidos, que algunos grupos no tienen acceso al mercado por lo que deben ser subsidiariamente atendidos fuera de él, y que ciertas necesidades humanas trascienden al mercado, lo que, sin llegar a un capitalismo anarquista similar al propuesto por Rothbard o Hoppe, se identificaría plenamente con el liberalismo primero de Hayek o Smith.

Lamentablemente, esta línea marcada por el Papa polaco, ha sido crudamente abandonada por el Papa Francisco, cuyos pronunciamientos acerca del mercado y de la riqueza, con un marcado resentimiento y condena hacia la prosperidad y el desarrollo, demuestran que cada uno es hijo de sus circunstancias y que por ello el nuevo pontífice carga a cuestas nefastos rezagos del peronismo argentino asícomo de las enseñanzas de los sacerdotes marxistas que abundaron en Latinoamérica durante los años setentas.

Conclusión y mensaje al papa francisco

Como se ha expuesto en este breve ensayo, un análisis histórico-critico, imparcial de las escrituras bíblicas, demuestra que en ningún momento y bajo ninguna circunstancia se puede vincular a Cristo o al cristianismo, con ninguna clase de socialismo. La Biblia, sin ser su objeto principal el tratar de economía o política, tiene mayor afinidad con los principios del liberalismo.

Como sostuvo Oscar Wilde desde su encarcelamiento en Reading, el error de la Iglesia en la historia ha sido querer hacer de Cristo un vulgar filántropo, o verlo como el Supremo Altruista, banalizándolo, y restando valor a su auténtico mensaje, pues concordando con el autor inglés "quien quiera parecerse a Cristo, tiene que ser entera y absolutamente él mismo. Este es el sentido de la verdadera Imitatio Cristi, y por esto tristemente sostiene con gran verdad que "es cierto que hubieron cristianos antes de Cristo, lo lamentable es que no haya habido ninguno desde entonces.

Al parecer, como analizóWIlde, la repetición interminable y sin análisis de las escrituras, a hora y a deshora, nos ha quitado la novedad, la frescura y el sencillo encanto de los evangelios. Los hemos oído leer demasiadas veces y demasiado mal.

La Biblia no es un libro de magia ni un rompecabezas de normas éticas contradictorias entre sí, que no puede ser reducido a un conjunto de citas aisladas para justificar prejuicios. Lamentablemente, el Papa Francisco, hijo de la realidad latinoamericana, marcada por el populismo, se ha volcado a la reconquista de los fieles que partieron en retirada durante el Papado de Ratzinger, apoyándose en actuaciones mediáticas más que dogmáticas, entre éstas, su desprecio hacia los mercados y el sector privado, que se aprecia en su exhortación Evangelii Gaudium.

Más alláde que el mundo es mucho más próspero e igualitario desde la aparición del capitalismo y la revolución industrial (las condiciones generales de vida pre-industriales prácticamente fueron las mismas durante 2000 años, marcadas por la pobreza para las mayorías dada por el estatismo monárquico y feudal), las manifestaciones papales carecen de fundamento lógico y teológico.

Proponer el crecimiento de los “Gobiernos de Reyes”de nuestros días, en los que los gobiernos “redistribuyen”cerca del 40% del PIB a través de impuestos, que en su mayoría se van en salarios burocráticos, que criminalizan todo aquello que incomoda al rey de turno, y que concentran los recursos en grupos de “enchufados”mientras los emprendedores son exprimidos,  es anti ético y anti cristiano. Apelar al odio entre clases, a la conflictividad social entre ricos y pobres en lugar de la cooperación voluntaria entre privados, con fines de popularización de la religión, no solamente es riesgoso, sino incorrecto.

Es por esto que no se debe caer en la espiral de decadencia que implica el socialismo, que inevitablemente degenera en tiranía. Si la Iglesia pierde la solidez de su norte ético y teórico para sucumbir ante las tentaciones del mass-media socialista, habrádado legitimidad moral a un sistema esencialmente violento e inmoral, basado en la coerción y la envidia. Los socialistas fueron ateos hasta que descubrieron que querían ser dioses, y sería un error imperdonable el darles un lugar en los altares cristianos.

NOTAS

[1] Hoppe, Hans-Herman. “La idea de una sociedad de derecho privado” Instituto Mises Hispano. 17/04/2013

Comments

Elalispruz's picture

En primer lugar es interesante esta lectura bíblica, en cierto sentido, muy parecida a cierta propuesta de interpretación bíblica de Benedicto XVI, pero en otro sentido, es tan peligrosa como lo que denuncian al principio. Hay algunos mensajes sobre Jesús y el estado que para mí son muy enigmáticos que aquí no se comentan. El primero es cuando Jesús le dice a Pilatos "No tendrías autoridad sobre mí sino te hubiese sido dada de lo alto" y hay dos más este no recuerdo la cita pero Jesús pagó un impuesto, y la cuestión de "Dad al César lo que es del César". En todo caso, también las primeras críticas de los impuestos las iniciaron los escolásticos españoles que leían las nuevas realidades económicas a la luz del Tomismo. Uno encuentra muy pocas críticas a los impuestos en autores clásicos http://elalispruz.blogspot.com/2014/01/el-aumento-de-los-impuestos-es.html en La República de Platón se hacen esta pregunta "¿Y precisamente también para que los ciudadanos empobrecidos por los impuestos
se vean obligados a aplicarse a sus necesidades particulares y conspiren menos contra
él?". Pero el desarrollo fuerte viene con la escolástica española y posteriormente con autores como Spooner, Thoureau y Nietzsche. Tal vez la especialidad de los impuestos (para la guerra) y el tamaño 1% de las ventas sostenían el Imperio Romano y al "Imperio" Colombiano no le basta con el 16% entre otras modalidades. Finalmente, no entiendo ¿cuál es el "peronismo" del Papa Francisco? y en eso sí se queda corto el artículo, voy a leer la Encíclica a ver...

Edgar Neira Orellana's picture

Un artículo muy bien enfocado y acreedor de toda difusión. Desde luego que no se detiene en explicar el peronismo del Papa Francisco porque eso exige de análisis aparte y no es motivo del presente. Por otro lado, sobre el peronismo del Papa, hay material ver Alberto Benefas Lynch (h) y Carlos A. Montaner. Felicitaciones a Fabián Pozo

arnulfo's picture

una duda señores teologos, podrían explicar desde la perspectiva libertaria el pasaje de Mateo 19:16-22 en que un rico le pregunta a Jesús qué hacer para obtener la vida eterna y Jesús le manda obedecer la ley,vender sus propiedades, repartir el dinero entre los pobres y seguirlo?

Post new comment